Blog entry by Steven Sibaja Zamora

Anyone in the world

LA GLOBALIZACIÓN ACTUAL Y PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES OCUPACIONALES

El avance tecnológico que se ha tenido en los últimos años, y el alto crecimiento en la globalización mundial, han permitido el avance económico de muchas industrias. 

La alta demanda en productos, servicios y demás, han llevado a las empresas a tener una exigencia cada vez más alta en la producción de sus trabajadores. 

La eficiencia y efectividad del capital humano han sido fundamentales para hoy, cumplir muchas de las expectativas de calidad que se plantean las empresas. 

Lastimosamente, como se han obtenido cambios positivos, también hemos estado al rezago de muchas situaciones laborales que por la escasez de regulación y muchas veces falta de interés por parte de los altos mandos en las industrias, han provocado afectaciones graves en la salud de los trabajadores. 

 La necesidad de regulación que permita medir el cumplimiento legal de las condiciones de trabajo de los trabajadores, cada vez es mayor, por lo cual, se sigue observando un alto crecimiento en los problemas físicos, mentales y sociales de los trabajadores. Como, por ejemplo: los altos niveles de enfermedades asociadas a problemas generados por estrés, tales como: gastritis, cefaleas, mareos, presión alta entre otros; producen un bajo rendimiento en la productividad laboral, sin embargo, no se toman medidas que permitan avanzar en la prevención de estos. Por ejemplo, hoy día podemos ver como las empresas por una cuestión obvia, se interesan más en la economía de sus empresas sin importar la salud de los trabajadores. 

Tal y como se observa en el video y se entiende de las lecturas asignadas, los problemas en la salud trabajadora cada vez son mayores, y se observa como la falta de importancia en la atención de la prevención de enfermedades cada día en menor. 

Considero que, tanto la productividad de las empresas como la buena prevención de enfermedades ocupacionales, deben ir de la mano, buscando un equilibro que permita estar a la competencia de la exigencia en la globalización actual y también manteniendo el mayor grado de bienestar físico, mental y social de toda la población trabajadora, para así tener ambientes de trabajo más saludables que conllevan a una producción más efectiva y eficiente.